26/10/16

Bosnia y Herzegovina renuncia a participar en Kiev 2017

"Bosnia y Herzegovina se retira de Eurovisión", afirma Leila Babovic, la máxima cabeza de la delegación bosnia, "a la espera que nuestro servicio de radiodifusión cuente con la financiación pública que merece". La coordinadora ha confirmado, según el medio regional N1, la inexistencia de una base jurídica que permita a la BHRT financiarse a partir de subvenciones, y augura la dificultad del Parlamento bosnio de tomar cartas en el asunto en este mes de octubre. La directiva ha exhortado a las autoridades a dejar de lado las ayudas de patrocinadores, en referencia a la participación del país en Estocolmo 2016, para acometer de una vez la reforma que necesita la corporación.
A diferencia de Rumanía, Bosnia y Herzegovina ha dejado pasar el período de preinscripción ordinario para Kiev 2017, que finalizó el pasado 15 de septiembre, "porque sería una irresponsabilidad por nuestra parte participar en un evento que no podemos pagar". La responsable ha recurrido al tiempo y a la política, "quizás debamos detenernos por una temporada", y señala "cuando tengamos ingresos suficientes, entonces podremos hablar de la adquisión de programas de calidad y participar en acontecimientos de gran escala". Actualmente, solo la mitad de los ciudadanos bosnios pagan el canon televisivo (3,80e anuales) que ayuda a sobrellevar la gastos de la BHRT.

Dos semanas atrás, Babovic no echaba balones fuera y confirmaba para el diario local Klix que el certamen se había convertido "en un juguete caro y difícil de sufragar". Sin embargo, ha sido en las últimas horas cuando la misma dirigente ha adelantado a los medios que a finales del mes de noviembre se conocerán los países participantes de la próxima edición, y ha concluido "aún podríamos sumarnos a la lista, puesto que las fechas límite son siempre flexibles" aunque se ha mostrado muy desesperanzada por la falta de compromiso del gobierno con la televisión pública del país.

Además de la reforma urgente del ente público, la BHRT mantiene un litigio abierto con la Unión Europea de Radiodifusión, a la que debe un total de 6,3 millones de euros. Después de varios toques de atención al primer ministro bosnio Denis Zvizdic, la UER ha cortado finalmente el grifo al organismo bosnio suspendiéndole la señal y los servicios de información y entretenimiento que recibe de la red europea. Con las emisiones de la televisión bosnia a punto de cesar, se prevé que en la próxima 77º Asamblea General del 8 de diciembre se expulse a la corporación del club europeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario